x

Pasiones del corredor.

Logros y Metas.

Tweet

     El running no es tan fácil como algunos creen, porque cuando te propones entrenarte de manera exhaustiva tienes que entregar mucho tiempo y mucho esfuerzo. Seguir una agenda deportiva es complicado y hasta tedioso. Pero cuando se logran sobrepasar las complicaciones y vas en aumento de logros, hay una sensación de plenitud inefable; eso es lo que nosotros llamamos “la verdadera META del corredor”. El corredor o corredora que fija metas tienen que pasar por meticulosos y diferentes tipos de ejercicio y entrenamiento. Éste corredor ha pasado por días fríos, soles intensos, ocasos majestuosos, noches impetuosas y madrugadas solitarias; anduvo en asfalto, sobre pasto, tierra, arena, piedras, lodo, pistas de tartán y demás superficies; tuvo que lidiar con las agotadoras series de velocidad, los desgastantes y largos trotes, las repeticiones de fuerza e implementar la exhaustiva mejora de la técnica de corredor. Y ya no hablar de las lesiones imprevistas que puede padecer, las terapias de recuperación, el escrutinio de una alimentación e hidratación balanceada, y todos los gastos (monetarios y de tiempo) que conlleva realizar todo lo anterior.
Todo eso es difícil, pero el corredor o corredora comprometida no dejará de intentarlo. No hay mejor aliado que la disciplina de su día a día. Irá reconociendo que con el paso de las semanas y meses hay una constante progresión en sus habilidades atléticas; eso justificará e impulsará la decisión de seguir alcanzando y logrando nuevas Metas (cada vez más complejas).
El corredor apasionado ha trotado a lado de cientos de sus homólogos (rivales y camaradas) y ha podido notar que en todas las carreras y entrenamientos los rostros cambian, pero reconoce en todos lo incambiable: los cientos de piernas que llevan muchos kilómetros acumulados, el mismo trote inconfundible cuyo ritmo denota músculos correosos, el mismo movimiento hipnotizante del despegue y aterrizaje de los pies, las musculaturas que talladas con esfuerzo y que afiladas por los elementos, siempre están en busca de más y más kilómetros.
Todo lo que ve en cientos de corredores desconocidos, resulta demasiado familiar: Es verse a sí mismo a través de otros.
Éste corredor o corredora aferrado a la suma incesante de kilómetros, ha logrado pensar durante largos kilómetros sobre su vida y las vidas que lo rodean, ha corrido con enojo, tristezas y decepciones, pero a encontrado un refugio en la meditación que se genera a lo largo de distancias; ha hecho horas de terapia psicológica que rinden frutos en la mejora de su actitud con los demás y de su salud.
“Éste corredor es imparable y no porque pueda recorrer cualquier distancia, sino porque a pesar de saber sus limitaciones, siempre termina encontrando el tiempo para recorrer nuevos caminos”.
Si tú eres ese “corredor o corredora” te damos nuestro reconocimiento por el arduo esfuerzo, y hacemos explícitos nuestros respetos y admiraciones; a sabiendas de lo difícil que es construir LOGROS y METAS, deseamos que sigas aumentando tus objetivos.
Ya nos veremos en cualquier lugar, corriendo al ritmo de un bienestar que evoque libertad … mientras tanto te mandamos muchos saludos cargados de energías positivas.